Siempre que vas a comprar un artículo o servicio te fijás en el precio para conocer si está dentro de tu presupuesto. Pero ¿qué pasa cuándo lo que querés es obtener dinero vía préstamo o una tarjeta de crédito? Aquí el bien que vas a adquirir es el mismo dinero. Entonces la pregunta sería, ¿cuánto vale el dinero? Ese precio es la tasa de interés.

Al igual que en otro producto, la tasa de interés, que representamos en forma porcentual (%), nos indica qué tan caro o barato es el dinero. Solo que aquí hay un tema que pocas veces se discute y menos se explica: ¿cómo sé si una tasa de interés es cara o barata?

Tomá como referencia la cantidad de dinero que terminarías pagando en intereses por tu préstamo al finalizar. Pensá si te sentís cómodo con esa cantidad (tomando en cuenta que el proveedor de servicios financieros también debe cubrir el riesgo por prestarle el dinero).

En Costa Rica nos interesan las tasas en colones y dólares, por ser las monedas que más se utilizan aquí. En el caso de los colones la tasa que usamos de referencia es la Tasa Básica Pasiva (TBP). Esta es un promedio, que realiza el Banco Central de Costa Rica (BCCR), de las tasas de captación a 6 meses de los diferentes intermediarios financieros (bancos, cooperativas y otros). Seguramente si en algún momento has notado que el crédito de tu casa, carro o personal ha subido o bajado en la cuota; se debe a que hubo una variación en la TBP. Esto es así porque (casi) todos estos créditos están referenciados a esta tasa.

En el caso de los dólares el asunto es parecido, solo que las referencias corresponden a tasas de otros países: por un lado, está la tasa prime (que es una de las tasas que se utiliza como referencia en los bancos de Estados Unidos) y por otro lado está la tasa libor (que es la que utilizan de referencia los bancos de Londres). Si tenés un crédito en dólares, es importante que estés al tanto de cómo se están moviendo estas tasas

Es importante que sepás que existen muchos intermediarios financieros que tiene una oferta de tasas de interés muy variada de acuerdo con el producto que deseas adquirir y a tu perfil como consumidor.

Antes de adquirir un producto bancario (en el que sí o sí mediará una tasa de interés), pregúntate ¿cuál es el mejor para vos?, ¿realmente es el que se adapta a tu necesidad? ¿Qué pasa si hay una variación en la tasa de interés?  ¿Está en capacidad de manejarlo bien?  Este pequeño análisis hará que tomés la mejor decisión y utilices los productos bancarios de la mejor para manera y así viva mejor vos y tu familia.