En menos de un mes, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda han efectuado anuncios orientados a promover una tasa de interés menor para incidir positivamente en los créditos, aunque esto impactaría igualmente una reducción las tasas de ahorro.

Son tres los principales movimientos orientados a dinamizar la economía vía reducción de tasas: la reducción del encaje mínimo legal por parte del Banco Central (BCCR), la publicación de un reglamento por parte de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) para recalificar a los deudores, la aprobación de la Asamblea Legislativa al Ministerio de Hacienda para emitir deuda externa y una segunda reducción de la tasa de política monetaria por parte del BCCR.

El mercado todavía está en fase de ajustes; sin embargo, para efectos de su estrategia de inversión, estamos en la transición hacia una época de tasas bajas, impulsada más por factores políticos que estructurales.

 

  1. Reducción del encaje mínimo legal

El 16 de junio, el BCCR liberó al sistema financiero alrededor de ¢381.000 millones al haber reducido el encaje mínimo legal en colones del 15% al 12%. Este porcentaje se calcula sobre el saldo de depósitos y captaciones que tiene cada entidad, y se deposita en cuentas del Banco Central.

Teóricamente, esa reducción en 3% podría favorecer el traslado de ese dinero al crédito; sin embargo, el impacto en las tasas requerirá de un tiempo. Queda a discreción de las entidades financieras el uso de los recursos, que puede ser desde inyectarlo a las líneas de crédito, hasta utilizarlos para invertir en algún instrumento financiero que dé una rentabilidad.

 

  1. Mejora en calificación a un grupo de personas con historial crediticio manchado

La Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) estaría devolviendo la categoría de “sujeto de crédito” a unas 70.000 personas que, hasta junio, tenían una mancha en su historial crediticio.

Mediante un acuerdo, el regulador propone que las personas que mantienen bien sus deudas grandes, como una hipoteca, pero que se atrasaron en una tarjeta de crédito, no reciban una penalidad tan drástica como quedar excluidos de las opciones de financiamiento del sistema financiero formal.

 

  1. Emisión de deuda externa

Los diputados aprobaron en primer debate el proyecto de ley que autoriza al Gobierno a colocar títulos valores en el mercado internacional (Eurobonos) hasta por $1.500 millones, dinero suficiente para cubrir los compromisos con los acreedores. El segundo debate está programado para el 16 de julio.

El argumento del Ministerio de Hacienda para presionar por esta colocación de deuda externa es el impacto en eliminar la presión sobre las tasas de interés del mercado interno. La entidad advirtió que, sin los Eurobonos, las tasas locales podrían aumentar en 2,35 puntos porcentuales y eso provocaría que 8.500 créditos existentes entren en mora, a la vez que habría menor apertura a nuevos préstamos y presión sobre el tipo de cambio del dólar.

 

¿Qué sucede en el caso de Coopenae?

Coopenae mantiene las tasas invariables, a la espera de que las medidas tomadas por las autoridades económicas empiecen a incidir en el mercado, aspecto que siempre requiere de un tiempo.

De momento, las tasas de captación (pasivas) y de préstamos (activas) se mantienen porque el costo del fondeo se ha mantenido invariable y porque las tres medidas anteriores apenas son señales; si bien ya fueron anunciadas, su ejecución se concretaría en el transcurso de julio.

Sin embargo, es relevante considerar y hacer lectura de la línea que pretenden marcar las autoridades económicas, que están haciendo uso de todos sus instrumentos de influencia para promover una pronta disminución en las tasas de interés del sistema financiero.