Más de la mitad de las familias carecen de un respaldo financiero para enfrentar imprevistos; tampoco prevén con tiempo gastos futuros

Una tercera parte de quienes reciben ingresos tiene capacidad de ahorro; sin embargo, desaprovechan la oportunidad de construir un fondo de acumulación para atender una situación futura. Esta conclusión destaca en el estudio Bancarización, Finanzas y Ahorro en Costa Rica (ABC), auspiciado por la Asociación Bancaria Costarricense y publicado en 2015.
El estudio de la ABC detalla que a un 23% de la población casi siempre le queda un dinero disponible después de cubrir todos sus gastos. Sin embargo, sólo el 3% de la población ha invertido en Certificados de Depósito a Plazo y, a la vez, recibido una tasa de interés superior al que se obtiene en una cuenta de ahorro.
¿Para qué construir un fondo? Precisamente, tener un capital permite atender el pago de una prima para la compra de bienes duraderos, como un carro o casa; o bien, resolver cualquier tipo de improvisto sin endeudarse.
El mismo estudio explica que la razón por la cual las personas adquieren algún producto de ahorro es porque ahí se les deposita el salario. Sin embargo, son pocos quienes buscan una alternativa que de mayor beneficio en tasas de interés, como uno de acumulación.
Planificar hoy equivale a un mejor mañana
Cuando una persona recibe su primer ingreso, debería iniciar la construcción de un capital que le ayude en todos los proyectos de vida. Ese fondo es un respaldo para financiar proyectos como estudio, viajes, adquisición de vivienda o carro, negocios, gastos vinculados a la familia; o bien, atención de imprevistos de todo tipo. Incluso, obtener un ingreso adicional por el pago de intereses.
La alternativa que ofrece Coopenae para constituir un fondo de acumulación es el FIC Voluntario, producto financiero que descuenta un 0,5%% del salario nominal a un plazo a convenir. También se puede adquirir un FIC Adicional, que consiste en una inversión voluntaria de montos fijos, que permite multiplicar aún más el principal.
Cuando el plazo vence, el inversionista puede disfrutar del dinero que ahorró; o bien, reinvertirlo para aumentar el patrimonio que está construyendo para enfrentar las distintas situaciones de vida.

 

Beneficios del FIC
• Es su garantía para un futuro seguro y tranquilo.
• Su dinero se multiplica: mes a mes la inversión va creciendo, tanto por las cuotas que se aportan como por los intereses que se acreditan.
• Funciona como garantía de sus créditos.
• Su inversión está respaldado por la solidez de Coopenae.

Fuente: Coopenae