Ya se acerca la entrada a clases y, por eso, es necesario que preparés todo para que esta época no te genere un descontrol en tus finanzas personales y familiares.

Por eso, queremos compartir con vos algunas sugerencias y consejos de nuestros asesores financiero para que podás afrontar los gastos de la entrada a clases de la mejor manera.

 

  1. Elaborá con anticipación el presupuesto para la entrada a clases: Planificá un presupuesto de los gastos a incurrir para la entrada a clases y el dinero necesario para hacerles frente, de esta forma podrás proyectarte. Siempre se recomienda que en enero iniciés con un ahorro escolar para el próximo año, para que cuando llegue la entrada a clases, podás contar con el monto necesario para las compras de útiles y demás suministros.

 

  1. Revisá el posible inventario de suministros escolares del que disponés:
    En la mayoría de las ocasiones, cuando finaliza la época escolar, se guardan útiles que no se utilizaron en el período anterior. Realizá una revisión de todos aquellos suministros con los que cuentan tus hijos y que se pueden utilizar para el año que inicia y, de esta forma, el costo por materiales a adquirir será menor. Entre estos suministros se incluyen cuadernos, cartucheras, maletines o bultos, abrigos, etc.

 

  1. Caminá, buscá y compará precios:
    La mayoría de los comercios ofrecen promociones de entrada a clases con descuentos que disminuyen el costo estimado para adquirir útiles escolares. Buscá información sobre las ofertas disponibles en el mercado, compará y comprobá cuál es la que mayor beneficio le brinda a tu presupuesto.

 

  1. Analizá la posibilidad de intercambiar libros con otras familias:
    Los libros que se utilizan en los distintos grados escolares se actualizan cada 2 años en promedio, razón por la que se recomienda consultar a padres de familia que cuenten con hijos en distintos grados para valorar la posibilidad de intercambiar libros. Enseñale a tus hijos la importancia de cuidarlos por su valor cultural y por la posibilidad de obtener y dar beneficio al intercambiarlos.

 

  1. Comprá solo lo que realmente necesitás:
    Cuando realizás las compras para entrada a clases, los comercios ponen a disposición gran cantidad de materiales que van más allá de lo que se necesita. Elaborá una lista de lo que se requiere antes de ir a comprarlo y enseñale a tus hijos el esfuerzo que hacés para adquirirlos; de esta forma colaborarán para comprar únicamente lo que se necesita y no todo lo que el comercio ofrece.

 

  1. Buscá calidad y no marca:
    En ocasiones, por creer que las marcas comunes son las mejores, adquirimos artículos que no necesariamente son de la mejor calidad. Optá por investigar acerca de materiales de marcas genéricas que puedan cubrir tu necesidad con calidad y a un menor precio.