La tarjeta de débito es un instrumento financiero que presenta muchas ventajas, es muy fácil de usar y es imposible endeudarse con ella ya que sólo puede dispensarte el dinero que tenés en la cuenta.

Sustituir el uso de efectivo para realizar compras con tu tarjeta de débito también te puede traer una serie de ventajas, ahora que vemos una importante aceptación en toda clase de comercios.

  1. Usás solo tu dinero

Las tarjetas de débito no te permiten comprar algo que no podés pagar, ya que hacés uso únicamente del dinero que ya tenés disponible. Al realizar una compra o retirar efectivo de un cajero automático, el dinero es extraído directamente de tu cuenta de ahorro.

  1. Obtenés mayor seguridad

El uso de la tarjeta de débito es la forma más práctica de llevar y disponer del dinero, evita las inconveniencias del dinero en efectivo como la falta de cambio exacto en los comercios, recibir cambio en monedas de poca denominación o el riesgo de recibir billetes falsos.

Es más seguro pues, en caso de robo o extravío, podés reportarla, bloquearla y así poner tu dinero a salvo.

  1. Mejor control de los gastos

A diferencia del efectivo, tu tarjeta de débito te permite llevar un mayor control de los gastos, puesto que se pueden revisar en el estado de cuenta cada uno con su fecha de operación y lugar donde realizaste la compra.

  1. Amplia aceptación comercial

Las tarjetas de débito te facilitan poder realizar una compra o transacción aun cuando no tengas suficiente efectivo en la cartera, no tenés que buscar un cajero para retirar efectivo, sino usar cómodamente tu plástico. Esto gracias a la amplia aceptación comercial como medio de pago, incluso por encima de los cheques. Además, no solo son aceptadas en una gran variedad de establecimientos, sino que también te permiten efectuar compras por Internet de forma cómoda, segura y rápida.

  1. Recompensas

Existen beneficios exclusivos para las personas que utilizan sus tarjetas de débito como descuentos en la compra, premios, participar en promociones, entre otras.

Por último, te recomendamos aprovechar los servicios de alertas que brindan las entidades bancarias a través del correo electrónico o mensajes de texto. De esta manera, podés recibir información sobre todas las operaciones realizadas en comercios locales e internacionales, retiros de efectivo en cajeros automáticos, transferencia de fondos y, así, podés dar seguimiento a las compras que efectuás y el nivel de gasto para que controlés tu saldo disponible.

En caso de requerir más información o que deseés solicitar la tuya, podés escribirnos al correo coopenaevirtual@coopenae.fi.cr

3 diferencias entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito