El incumplimiento de pago, es decir la morosidad, es uno de los principales riesgos a gestionar en una entidad financiera y nuestro caso no es distinto, lo positivo es que somos una de las entidades que mejor gestiona este riesgo y tiene controlado el indicador de medición que se denomina mora mayor a 90 días.

Sin embargo, en los últimos meses el indicador ha incrementado en diferente medida en todos los sectores. ¿Dónde está la mora?

 

¿Qué eventos hacen que se materialice el riesgo de crédito? En términos generales, los eventos o situaciones se deben a la falta de capacidad de pago, por la disminución en la liquidez de las familias, incapacidades médicas, la pérdida de empleos o la sustitución de estos por nuevos, pero con un ingreso menor.

Pero el impacto en morosidad ha sido mayor para las entidades que asumen más riesgo al momento de otorgar un préstamo, ¿Qué es asumir mayor riesgo?, es ofrecer créditos cuando ya existe poca capacidad de pago, o cuando se tienen altos indicadores de comportamiento históricos de morosidad injustificado, entre otros.

Coopenae sí ha experimentado un incremento en morosidad, pero es leve respecto a los demás actores. La razón es nuestra baja exposición al riesgo porque, cuando analizamos una solicitud de crédito, revisamos exhaustivamente si la persona estará en la capacidad enfrentar la obligación sin afectar su calidad de vida o estresar en demasía su presupuesto familiar, dado que, nos importa la salud financiera de nuestros asociados.