¿Cuántas veces hemos lamentado no haber iniciado el hábito de ahorro a una temprana edad? ¿Cuántos objetivos se nos habrían facilitado cumplir de haber tenido un ahorro? El mejor regalo que los padres pueden dar a un hijo es, precisamente, enseñarles sobre el valor del dinero y a administrar su propio ahorro para cumplir el sueño que deseen.

Anteriormente el hábito de ahorrar estaba relacionado con el tradicional “chanchito”. Hoy, los niños tienen acceso directo a posibilidades como tarjetas de débito y cuentas de ahorro que pueden administrar desde un App para dispositivos móviles.

Para ello, le facilitamos estos consejos para desarrollar educación financiera en los niños:

  1. Los niños aprenden explorando y jugando, a partir de los 5 años se les puede enseñar y crear hábitos financieros importantes como el ahorro en alcancías o cuentas bancarias.
  2. Involucre a tus hijos en las actividades de la casa. Consúltele sobre sus metas, objetivos a corto plazo e inclusive sobre las actividades de fin de semana que desea realizar y explíquele que todo esto tiene un valor monetario que se puede alcanzar con una buena cultura financiera.
  3. Enséñele a su hijo a ahorrar la mitad del dinero que recibe. Así, además de ahorrar le enseña a administrar sus recursos y a desarrollar los conceptos de ingreso, ahorro y gasto en ese orden.
  4. El dinero es parte fundamental de la vida, por eso los niños deben aprender a ahorrar e invertir para tener independencia financiera en su juventud y adultez.
  5. Motive a su hijo a tener objetivos específicos, por ejemplo, un juguete o algún un accesorio que desee, indíquele el tiempo que necesita para obtenerlo y el dinero que tiene que ahorrar para esa compra. Enséñele que es preferible obtener lo que desee ahorrando y no con endeudamiento.
  6. Responsabilice a sus hijos, si le piden parte de dinero para obtener algo, edúquelos en que esa práctica es una deuda y debe ser cancelada en los tiempos y con los montos establecidos.