Esta es una pregunta de deberíamos hacernos más a menudo, ya que muchas veces se piensa que conocer cuánto dinero me va a llegar y cuanto voy a gastar es suficiente tiempo para planificar tus finanzas personales y peor aun, cuando ese cálculo lo llevás mentalmente.

Te hago esta comparación: Cuando vas a hacer un viaje en automóvil, debés tomarte un tiempo para revisar al menos el aceite, la cantidad de combustible que tiene el tanque, el estado de las llantas y el agua con el fin de no sufrás algún inconveniente en el viaje, bueno lo mismo pasa con las finanzas personales debemos de estar revisando cómo estamos administrando nuestro dinero, para lo cual debemos de realizar un presupuesto. Para esto vamos a basarnos en 7 sencillos pasos.

1. Definí tus metas: Al igual que un vehículo, si no tenés un motor para moverte, aunque tenga el auto completo y gasolina ilimitada no se moverá, lo mismo pasa con tus finanzas personales si no se tiene motivación, si no existen metas, por perfecto que sea el presupuesto y se tenga muchos recursos financieros nunca se va a lograr nada. Los objetivos financieros son aquellos que nos motivan a movernos como, por ejemplo: un viaje, un ahorro para la vejez, la educación de los hijos, la compra de una casa o un vehículo o la seguridad financiera para un futuro a través de un ahorro o inversión.
2. Conocer tus ingresos: Tomá en cuenta todos los ingresos que recibís por insignificantes que te parezcan y divídelos entre ingresos activos (salarios, pensión y servicios profesionales) y los ingresos pasivos (alquileres, intereses ganados por algún ahorro o inversión, utilidades de negocios).
3. Dale prioridad a tus ahorros: La herramienta más importante para lograr las metas u objetivos es el ahorro, antes de comprometerte para algún pago o compra aparte una parte para el ahorro, debés generar el hábito del ahorro, aunque sea poco, existen mecanismos muy fáciles para iniciar un ahorro como el rebajo programado del salario o de la pensión.
4. Clasifica tus gastos: Este punto es muy importante, debés conocer el monto de todos los gastos que se van a realizar y se clasifican por su importancia;
• Gastos fijos: Se hacen todos los meses y su monto es conocido como: Las deudas, los impuestos, los alquileres.
• Gastos variables: Son aquellos que se deben hacer por el monto y la periodicidad pueden variar como: La alimentación, los servicios públicos, los seguros.
• Gastos discrecionales: Son aquellos que se hacen, pero no son imprescindibles como: Las salidas al cine, los restaurantes, compra de ropa, entretenimiento.
5. Asigna el presupuesto: En este punto debés anticipar el monto de los gastos que se van a realizar, no tiene que ser exactos, mientras más experiencia se tenga más exactos van a hacer los números.
6. Da seguimiento a los movimientos: Es importante tener el conocimiento de todos los movimientos que hiciste en el periodo de planeación y que acciones se deben realizar para alcanzar los objetivos propuestos, aquí procurá:
• Anotá todos tus gastos.
• Llevá un control adecuada en el uso del efectivo y de las tarjetas.
• Controlá las compras compulsivas.
• Desarrollá la disciplina de llevar el control de tus gastos.
7. Toma el control: En este punto llevá el control de tus finanzas personales y evitá tomar malas decisiones por lo que hay siempre tratá de seguir los pasos anteriores y veras que cada vez será más sencillo.