Una vez que iniciamos nuestra vida productiva, nos enfrentamos a decisiones sobre cómo administrar de forma eficiente nuestros ingresos y gastos; estas decisiones las tomamos de forma consciente, pero detrás de ellas hay todo un proceso de aprendizaje que a través de nuestros padres y familiares hemos aprendido desde que éramos niños.
Ante este escenario se hace necesario valorar el impacto positivo que tiene la buena educación financiera en las familias.

Trabajar en mejorar la salud financiera familiar debe ser una tarea de todos los miembros, el asumir compromisos según el rol de cada participante de la familia promoverá, no solo la adecuada enseñanza para asumir retos futuros, sino a que cada uno vea crecer la economía familiar entendiendo su cuota de responsabilidad en este crecimiento.

Como punto de apoyo para fortalecer nuestras finanzas familiares detallaremos 5 buenas prácticas que se pueden asumir en familia para mejorar nuestras costumbres financieras y, por ende, inculcar en todos los miembros hábitos financieros responsables:

  1. Planificar: Debemos incluir dentro de un presupuesto todos nuestros ingresos y gastos para conocer cuál es la situación familiar que tenemos y así entender que decisiones podemos o no tomar para mejorarla.
  2. Educación financiera paras todos: Aprender nunca está de más, todos los días existe la oportunidad de adoptar mejores conductas que nos permitan estar mejor y la educación financiera no se exime de éste principio; leer libros especializados, tomar cursos con expertos en la materia y hasta acercarse a los expertos financieros abrirá la mente de la familia para mejorar la administración de sus finanzas.
  3. Consumir con responsabilidad: Conociendo cuales son nuestras posibilidades según nuestra situación económica, podremos saber si estamos adquiriendo productos y servicios con un fin razonable, entender que el ahorro en reducir gastos innecesarios es función de todos y que al hacerlo todos se verán beneficiados.
  4. Asumir compromisos: Cada miembro de la familia debe de tener una tarea que cumplir que impacte en la mejora financiera del entorno, definir compromisos para todos dará responsabilidad en el éxito de los cambios que se quieran llevar a cabo.
  5. Revisión de tareas y logros: Durante el primer mes que se tomen acciones para realizar cambios financieros familiares, es importante que entre todos revisen las tareas que se llevan a cabo, de esta forma estas acciones se llegarán a convertir en costumbres y el éxito perdurará en el tiempo.

Desarrollar una adecuada cultura financiera en las familias es la mejor herencia que le podemos brindar a nuestros hijos, el aprender sobre productos financieros nos ayudará en el crecimiento económico a lo largo de la vida y así evitar caer en sobreendeudamientos por falta de conocimiento, además de saber utilizar los servicios financieros que mejor se adapten a nuestras necesidades.

Las malas decisiones financieras tienen muchas causas y la más importante de ellas es la falta de educación financiera familiar, si querés conocer más sobre los programas personalizados de asesoría financiera en este enlace. 

 

¿Por qué debemos ahorrar?