Grace Badilla
Presidenta
Consejo de Administración

Desde el Consejo de Administración, queremos enviarle un fraternal saludo cargado de buenos deseos para usted y sus seres queridos en este año que recién inicia.

Les reiteramos nuestro compromiso de seguir aportando para que nuestra cooperativa pueda contribuir en el mejoramiento de su bienestar y el de su familia, con productos y servicios financieros cada vez más acordes a sus necesidades.

Estamos en un periodo en el que nuestro país atraviesa una situación muy difícil en todos los campos y niveles de la sociedad, todos lo percibimos y nos preocupa; sin embargo, creemos que no debe ser limitante para que continuemos con la ilusión de seguir implementando los principios y valores cooperativos como guía para prosperar y salir adelante.

Le compartimos una sincera invitación para dar lo mejor de cada uno de nosotros, reflexionando siempre en esa doble responsabilidad que nos cobija el ser asociados y dueños de una empresa cooperativa, que nos insta a buscar el bienestar personal y, al mismo tiempo, el de nuestro entorno.

Creemos fielmente que el compromiso conjunto es lo que nos permitirá salir adelante, contar con una cooperativa fortalecida y robusta, enfocada en estar más cerca de nuestros asociados, solucionando sus necesidades en materia financiera, donde todo el esfuerzo se vea traducido en personas con mejor calidad de vida personal, profesional y familiar.

Los retos no son sencillos, por lo que insistimos en que unidos, con plena conciencia de que vivir constantemente bajo el precepto de los valores del cooperativismo, es la ruta correcta para que al final contemos con una mejor cooperativa, comunidad y sociedad nacional.

Conocedores de los principios y valores en los que se basa la filosofía cooperativa, resaltamos aquel que aplicado cotidianamente nos hará más fácil enfrentar cualquier obstáculo, la solidaridad:

“La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos realmente responsables de todos”

Juan Pablo II.