Muchas personas creen que es imposible ahorrar debido a que tienen muchos gastos, pero es importante contar con una reserva de dinero que permita afrontar situaciones inesperadas. El dinero ahorrado también puede servir para cumplir sueños o realizar acciones que, sin esta previsión, sería imposible realizar.

Ahorrar es el acto que implica orden y decisión para reservar algo valioso que será utilizado en el futuro. Por ello, a continuación te ofrecemos los siguientes consejos para que iniciés un ahorro:

–          Establecé un monto fijo y razonable para ahorrar todos los meses.

–          Motivá a tu familia para lograr una reserva de dinero en conjunto.

–          Determiná el uso que le vas a dar al dinero en el futuro: vacaciones, estudio, compra de electrodomésticos, arreglo de la casa, etc.

–          Fijá un plazo para lograr las metas de ahorro.

–          Sucribí planes de ahorro programado con Coopenae, para que no olvidés destinar los fondos mensuales.

–          Si tenés varias deudas, unificálas para contar con mayor liquidez y destinar más recursos a tu reserva de dinero.

–          Elaborá un presupuesto de manera que no gastés más de lo que tenés y ajustá el monto de lo que podés ahorrar.

–          Evitá hacer compras de manera impulsiva. Antes de gastar, cuestioná si realmente necesitás lo que te están ofreciendo.

–          Reducí los gastos en la casa por medio del uso racional de los servicios como el teléfono, la electricidad y el agua.

–          Utilizá una alcancía para guardar las monedas que te entregan, como el vuelto cuando pagás en efectivo.

–          En caso de recibir dinero, evitá utilizarlo en compras superfluas.

–          Hacé una lista de las cosas que vas a comprar y apegate a ella rigurosamente.

Estos consejos te ayudarán a ahorrar, pero lo más importante es que inicies cuanto antes con este hábito y saber que cada vez que compres algo innecesario, serás consciente de que ese monto lo podrías invertir en algo realmente planificado.