Con la tendencia de comprar todo en línea, los ladrones se las han ingeniado para adaptar sus técnicas de robo migrando a las plataformas digitales, un nicho que les ha resultado bastante efectivo para sustraer el dinero de cuentas bancarias, a la vez que pueden mantenerse más fácilmente en el anonimato.

Noviembre y diciembre son meses pico en consumo, en los que las personas son bombardeadas por múltiples ofertas en línea, abriendo aún más la probabilidad de sufrir un ataque cibernético.

En la mayoría de los casos, los delincuentes logran robar su dinero por descuido o ingenuidad en el manejo de información sensible, que posteriormente es utilizada por un delincuente para quedarse con su dinero.

Con el fin de orientarlo y evitar que sea víctima de robo electrónico le  compartimos algunos pasos y recomendaciones básicas.

  • No llegue al sito de la compra por medio de una invitación vía correo electrónico. Siempre digite la dirección en su navegador
  • Revise que el sitio web tenga a la izquierda de la dirección (dirección.com) un candado y las letras “https”. La combinación de ambas indica que el sitio web es seguro y que posee medidas para evitar que un tercero robe su información.
  • No confíe en precios sospechosamente bajos. Consulte en la web sobre la experiencia de otros usuarios en el sitio que va a comprar. Evalúe cuál es promedio en el mercado verificando anuncios similares en la plataforma.
  • Cuando reciba un correo electrónico, verifique si quien remite el correo es quien realmente dice ser. Por ejemplo, si el correo viene a nombre de una tienda de ropa, pero el dominio del correo electrónico es distinto, no abra el link.
  • No abra archivos adjuntos que sean de dudosa procedencia. Si viene un adjunto en un correo de una fuente confiable, pero el nombre del adjunto no le resulta normal (que venga en un idioma diferente al que normalmente se utiliza), mejor consulte primero a la persona que se lo envió.
  • Cierre siempre la sesión en cualquier sitio web luego de efectuar una compra con su tarjeta de crédito o de débito. Si no puede cerrar la sesión, cierre el navegador para ayudar a evitar el acceso no autorizado a la información de su cuenta.
  • El dispositivo que utilice para realizar compras en línea debe de estar asegurado cumpliendo al menos con los requisitos mínimos necesarios (que cuente con antivirus actualizado, que cuente con las últimas actualizaciones del sistema operativo, que nunca se utilice para navegar en sitios de dudosa procedencia).
  • Las contraseñas que utilice o contraseña debe de cambiarse al menos 1 vez al mes, no debe de estar relacionada con nada personal y debe de hacerse de forma sencilla, de tal manera que no tenga que apuntarla en ningún lugar.
  • Cuando se utilicen redes públicas con servicio Wii Fi, no acceda al correo, no consulte datos personales ni haga uso de plataformas transaccionales ni realice compras.

Este tipo de tácticas podrían ser utilizadas por un usuario malicioso para infectar su equipo y hacerse luego con sus datos personales o financieros; o bien tomar control de su máquina e utilizarla para realizar fraudes y/o ataques cibernéticos.

Por último, como en todas las circunstancias aplica el sentido común, si algo le resulta sospechoso o tiene dudas no continúe con la operación. Infórmese antes de poner en riesgo su privacidad y seguridad.
En el caso de Coopenae, llame al 2257-9060 y pida que le comuniquen con Prevención de fraudes.