Ya inició una época en donde empezamos a planificar los eventos sociales, los regalos de Navidad y las vacaciones en familia. Por supuesto, llega el aguinaldo y ahorros que hemos realizado a lo largo del año.

Este dinero extra nos motiva a realizar compras, sin embargo, hay ciertos consejos que debemos tener en cuenta para que la compra no nos genere inconvenientes.

  1. Verifique si lo que va a comprar realmente lo necesita. Esta es una regla algo viejita, pero siempre es muy válida. No todo lo que están anunciando es para nosotros, aunque la publicidad nos diga lo contrario. Es una buena costumbre financiera revisar la necesidad de comprar esto o lo otro, ya que, como decía alguien por ahí, aquello que no se necesita, aunque esté en promoción, es caro.

 

  1. Verifique también cuál es su presupuesto para la compra, y cómo desea adquirirlo. Esto es especialmente importante tomando en cuenta que corren tiempos difíciles a nivel financiero y la correcta administración del dinero debe ser prioridad. ¿Eso que va a comprar compromete sus finanzas familiares? ¿Ya realizó escenarios de sensibilización para ver si puede pagar cómodamente lo que piensa adquirir? Estas preguntas son importantes porque permiten hacerse una idea de la idoneidad de hacer una compra específica. Adicionalmente, valide la mezcla de recursos que desea utilizar para la compra: de contado al cien por ciento, totalmente al crédito, una combinación de ambas. Recuerde que comprar utilizando el crédito hace que le parezca más cómodo, pero está pagando un costo adicional (intereses) por el bien o servicio que está adquiriendo.
  2. Intente cambiar su paradigma de uso del dinero. Y eso, ¿qué significa? Significa que se puede cambiar los verbos (y la intención) comprar y gastar por pagar e invertir. No es buena idea comprar productos o servicios adicionales cuando se tienen deudas anteriores. Pagar lo que se debe no solo es una obligación, también es una buena estrategia financiera que permite mejorar los números de la economía personal y familiar. ¿Por qué esa “compra inteligente de temporada” no puede ser una “inversión inteligente de temporada”? Comenzar a pensar como inversionista, no importa si la cantidad de dinero es pequeña, es una muy buena estrategia a largo plazo.

Anímese a utilizar correctamente su dinero, usted y los suyos, se lo van a agradecer. Recuerde que en Coopenae tenemos opciones para que usted inicie su ahorro y además aprenda sobre cómo administrar sus finanzas mediante www.campusvirtualcoopenae.com