La mayoría de las personas que no tienen la costumbre de ahorrar indican que no lo hacen porque sus ingresos no son suficientes como para afrontar sus gastos y responsabilidades y destinar un rubro para el ahorro.  Sin embargo, si nos centramos en estructurar nuestras finanzas por medio de un presupuesto podremos encontrar que la tarea del ahorro no es algo imposible y que en muchas ocasiones los “gastos hormiga” son los que se nos están llevando la posibilidad de ahorrar.

¿Qué son los gastos hormiga?

Son esas pequeñas cantidades de dinero que se gastan casi a diario y que, al considerarse insignificantes, no se tienen contemplados en su presupuesto. Por ejemplo: una botella de agua, un chocolate o un café. Estos pequeños gastos pueden convertirse en cotidianos y representan un monto considerable si se acumulan a lo largo de un mes.

¿Cómo enfrentarlos?

Para poder organizar nuestros ingresos y gastos de la mejor forma y evitar que los gastos hormiga se apoderen del dulce de nuestros ingresos, te sugerimos los siguientes consejos:

  1. Como paso fundamental está el realizar un presupuesto mensual que incluya todos los gastos e ingresos en los que se incurren, sin importar cuan grandes o pequeños sean deben de estar todos detallados, de ésta forma sabremos con cuanto disponible realmente contamos.
  2. En lugar de viajar en medios de transporte costosos como Uber o taxi, realiza una planeación del día en que no puedes llevar el vehículo al trabajo, puedes levantarte más temprano y tomar el bus o tren. Esto te ayudará a disminuir lo que inviertes en transporte y además, te ayudará a mantenerte en forma si debes desplazarte algún trayecto caminando.
  3. Aprovecha el café que tu empleador pone a tu disposición y en caso de no tener ésta posibilidad, busca la colaboración de otros compañeros para que por medio del aporte de alguno presten un coffee maker y entre todos de forma mensual compren el café para hacerlo, el gasto será mucho menor y podrán compartir espacios con los compañeros de trabajo.
  4. En lugar de comprar papas tostadas, que además de incrementar tus egresos no son la opción más saludable, prepara en tu casa un almuerzo completo que te permita satisfacer tu apetito de forma diaria. Si parte de tu deleite esta en consumirlas en algunas ocasiones, inclúyelas dentro de las compras del supermercado, además, de que el precio será mucho mejor ya tendrás el gasto contemplado dentro de tu proyección de gastos.
  5. En lugar de salir a comer una vez a la semana puedes proponer a tus compañeros de trabajo un almuerzo compartido, la finalidad del esparcimiento se cumpliría así como probar otro tipo de comida, entre todos aportan un platillo y es una opción saludable y no tan costosa.
  6. Ayuda a tu cuerpo a mantenerse saludable y evita las golosinas y chocolates, en lugar de gastar de más en ese tipo de productos, incluye dentro del presupuesto del supermercado paquetes de galletas o frutas para no incurrir en costos adicionales.

Si querés conocer más de estos temas te invitamos asistir a nuestros talleres gratuitos de Asesoría Financiera. 
Para más información nos podés llamar al 2257-9060.

 

3 pasos para iniciar tu ahorro