El primer trabajo, el primer ahorro y la primera meta cumplida con el primer salario nunca se olvida. Por eso, queremos apoyarte con una serie de consejos financieros para que podás seguir cumpliendo tus sueños.

1. Primera decisión:  Ahorrar

No es necesario contar con un salario muy alto para que la primera decisión financiera inteligente sea la del ahorro, que adoptarla como una costumbre de vida te ayudará a ser exitoso.

Tener un fin determinado para el ahorro te ayudará no solo a cumplir metas de vida, si no a que la motivación de hacerlo crezca en función de cuantos más objetivos alcancés en tu vida.

  1. Elaborá un presupuesto

Contar con dinero propio implica el querer y necesitar gastarlo, por eso es fundamental elaborar un presupuesto para controlar tus gastos.

Recordá incluir todos los gastos que se tienen sin discriminar ninguno, determinar montos para estudio, entretenimiento, imprevistos, etc., y como primer punto el ahorro.

Si aún no contás con responsabilidades financieras, siempre es recomendable incrementar el ahorro, para que a futuro, cuando asumás deudas, tengás un patrimonio para enfrentarlas.

  1. Aprendé sobre administración de tus finanzas

Educarte sobre administración de finanzas te brindará herramientas para que tomés decisiones inteligentes y responsables. Ello te a ver crecer tus bienes y tu calidad de vida a futuro.
Conocé sobre los productos y servicios que se brindan para cumplir metas, para que cuando requiera obtenerlos tome la decisión que mejor se adapte a sus posibilidades.

  1. Asumí deudas inteligentes

Es normal que cuando iniciés tu vida laboral se te presente distintas ofertas de entidades financieras como tarjetas de crédito y préstamos; éstas son herramientas aliadas a mejorar tu calidad de vida, pero si se administran de forma adecuada.

Antes de adquirir una, te sugerimos aprender cómo hacer un uso correcto de ellas y, si después, desea obtener una tarjeta para desarrollar su historial crediticio, busque aquella que se adapte a tus condiciones económicas.  

  1. No olvidés pensar en tu futuro

Aunque la jubilación es una etapa lejana para quienes se inician en el mundo laboral, considerá que nunca es muy temprano para ahorrar.
Recordá siempre, cuanto más ahorrés, mejor será tu calidad de vida en el momento del retiro. Un consejo sano es que dentro de tu costumbre de ahorro, destinés un monto desde tu primer salario para tu jubilación.

  1. Invertí en tu educación

¿Qué tal invertir tu salario en una maestría o especialización? Claro, podés utilizar tus ahorros en educación, así aumentarás las posibilidades de conseguir un mejor trabajo y que te ayudará a obtener mejores ingresos a futuro.

Si te gustó el artículo, podés recomendarlo a más personas como vos, para que tengan unas finanzas saludables.

En Coopenae, ¡impulsamos felicidad!

¿Por qué debemos ahorrar?